En defensa de lo cotidiano

Sonó el despertador y no quería ir a trabajar. Miró el reloj al rato, las 6.09. Pensó en todo el día que le quedaba por delante y suspiró varias veces.

Dio de comer a los animales y se sentó a tomar un café en el salón en el sofá. Invirtió media hora mientras en su cabeza solo sonaba la misma frase en bucle. ¡Joder, qué asco!

Se duchó, se vistió y salió por la puerta dándose con el pomo y cagándose en todo. Camino al curro en un paso de peatones casi atropella a una señora. El resto del viaje lo hizo en tensión culpando a su mala cabeza. Madre mía de mi vida se me va mucho la olla.

Llegó al curro y a quien tenía citado a primera hora no apareció. Pierdo pasta, una hora que podía haber estado en la cama, con el sueño que tenía. La gente es imbécil

Dio la hora de comer y se pilló un pincho en el bar de abajo. Hacia sol y tenía calor y pensó en todo el calor que iba a tener el resto de la tarde en el despacho.

Llegó el turno de tarde y tenía que mandar un documento en pdf con firma digital. Tardó una hora en hacerlo, sintiéndose inútil.

Cuando dieron las 21, cogió el coche y fue a casa. Tenía algunas llamadas perdidas que decidió no devolver, y en las que estuvo pensando mientras la tele sonaba y se ponía el pijama.

Mañana será otro día.

Sonó el despertador y no quería ir a trabajar. Miró el reloj al rato, las 6.09. Al pensar en todo lo que le quedaba por delante se levantó de la cama. Y acto seguido se sentó en el suelo.

Dio de comer a sus animales mientras los acariciaba y notaba el contacto con sus cuerpos. Se quedó ahí, un tiempín, y decidió tomarte el café sentada con ellos. Seguía sin querer ir a trabajar, porque lo que más le apetecía era quedarse ahí con y para ellos.

Tomó el último sorbo de café notando el olor y el sabor.

Se metió en la ducha y notó cómo el agua se deslizaba por su cuerpo. Decidió ponerse una camiseta que le gustaba bastante, y se miró al espejo sintiéndose guapa. Salió por la puerta y se dio con el pomo. Siempre me pasa lo mismo, pensó, tendré que ir con menos prisa.

Camino al curro casi atropella a una señora. Se asustó, y el resto del viaje lo pasó pensando en la suerte que tuvo de que no pasara. Que de cosas pueden pasar que te cambien la vida en un segundo. Filosofó un poco acerca del tema y llegó a su trabajo.

Quien tenía citado a primera hora no apareció. Hubiera sido genial haberse quedado en la cama esa hora, pero ya que estaba en el despacho decidió bajar a desayunar de nuevo. Se pidió otro café en una terraza y se quedó a mirar la gente pasar. Le gustaba imaginar cómo serían las vidas ajenas.

Dio la hora de comer y bajó a comer un menú en otra terraza. Hacía sol y hacía calor, así que se quedó sintiendo un rato ese calor en la cara. Saboreó la comida en casi cada bocado, ya que tenía hambre. Y cuando le venía a la cabeza el calor que pasaría de tarde encerrada allí arriba se dijo que aún no estaba en esa situación.

Llegó el turno de tarde y tenía que mandar un pdf firmado electrónicamente. Una hora tardó en aprender pero se sintió satisfecha y orgullosa de ello. Pensó en todo el curro que iba a ahorrarse a partir de ahora sabiendo hacerlo.

Cuando dieron las 21 cogió el coche y volvió a casa. Estaba cansada así que puso música en el viaje. No le apetecía cenar, pero pensó en hacerse una pizza que tenía en la nevera. Y mientras la comía decidió qué serie o película vería esta noche.

Tenía algunas llamadas para devolver pero las apartó para mañana. Ahora se sentía en casa, y quería paz y tranquilidad. Se tumbó con los animales, dejó el móvil a un lado y puso aquella película.

Y pensó, joder, hoy no ha sido un mal día.

2 comentarios en “En defensa de lo cotidiano”

  1. Pues fué un buen día. Ssboreaste tu café compartiendo amor verdadero con tus animales. Te pusiste una camiseta que te encanta y te sentiste guapa. No atropellaste a nadie.Aprendiste a poner un fax. Llegaste a tu hogar y apartaste el trabajo( que ya había terminado tu jornada…que se las trae) has hecho lo que nos dices a los demás.. pensar en ti y tus necesidades…no..no ha sido un mal día. ❤️

  2. Gran alegría hacete encontrado querida Laura en este tránsito de mi vida…tendrías un hueco para mí en julio???alla quee voy… gracias..mil gracias. De pronto veo que ni vida da . Ni es tan tan caótica ..
    Parecida a la de ayer…pero algo menos..

Responder a Leire Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies